Blogia
Saber/Creer

Radioactividad natural

El conocimiento de la radioactividad y sus efectos ha sido desarrollado en el siglo XX, y sus aspectos más perjudiciales han calado en la opinión pública tras las bombas atómicas lanzadas durante la Segunda Guerra Mundial, las tensiones de la Guerra Fría y sus amenazas de holocaustos nucleares y el desarrollo de la energía atómica y las centrales nucleares. Todo esto ha llevado a muchas personas a considerar que la radioactividad es un invento humano o, al menos, que su presencia es muy reciente entre nosotros. La realidad es que el ser humano se ha desarrollado en un entorno radioactivo natural. Su presencia en el mundo es tan antigua como el mismo mundo y desde que el hombre apareció, se ve expuesto a sus efectos.

Una primera fuente de radioactividad natural son los rayos cósmicos. Es aquella que se origina en el espacio exterior; está constituida por protones y partículas alfa de energía muy elevada. Gran parte de estos rayos atraviesan nuestros cuerpos. Al pasar a través de la atmósfera interactúa con elementos presentes en ésta, y como consecuencia de esta interacción se origina radiación gamma, electrones, neutrones, mesones y otras partículas energéticas. Estas partículas permanecen largo tiempo en la atmósfera, pero hay otras fuentes para la radioactividad en la atmósfera. Otra parte, muy importante, procede de la corteza terrestre, en forma de gas, principalmente, isótopos del radón. También las erupciones volcánicas incorporan materiales radioactivos a la atmósfera que pueden extenderse más o menos según las condiciones atmosféricas imperantes. Todos estos gases se desintegran en otros elementos, también radioactivos con frecuencia.

En la corteza terrestre se haya elementos radioactivos distribuidos con bastante uniformidad. El uranio, que está presente en el granito y el basalto, es mucho más abundante que el oro, la plata o el mercurio. También el torio tiene una presencia importante en la corteza, en las rocas graníticas.

La radiación interna proviene de las sustancias radiactivas presentes en los alimentos, en el agua y en el aire, las cuales, al ser ingeridas o inhaladas, se absorben en los tejidos vivos. Los principales isótopos radiactivos que contiene el cuerpo humano son el potasio-40, el carbono-14 , pero también pueden encontrarse cantidades menores de algunos elementos pesados como el radio, el plomo o el uranio.

La actividad radioactiva de un cuerpo es el número de desintegraciones por segundo en sus átomo, y se mide en Becquereles. Algunos ejemplos:

Un litro de agua: 60 Bq aprox.
Un niño de 5 años: 600 Bq .
Un adulto de 70 Kg: 10.000 Bq
Una tonelada de granito: 7 a 8 millones de Bq .
Un gramo de radio: 37.000 millones de Bq.

Nuestras casas están construidas con materiales que contienen elementos radioactivos en mayor o menor proporción. A través de la historia, el hombre ha incrementado el tiempo que pasa en el interior de las casas, que se aislan para evitar cambios de temperatura, con lo cual la concentración de radón crece, radón que procede del suelo y rocas sobre las cuales está construida la vivienda, en el agua, en el gas doméstico y los materiales de construcción, que se desintegra en nuestros pulmones y otros órganos, con subproductos que se fijan a membranas y tejidos.

Es posible que sea más segura una zona próxima a una central nuclear que otra con mucha radioactividad natural.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

elber gon -

no explica nada mejor pegate un tiro y matate

horacio -

esta muy buena la informacion pero no era lo ke andaba buscando......

juan -

solo busco informacion sobre esto x un trabajo pro si k teneis tiempo libre pa entrar aki.

lo k hace el aburrimiento...

ita -

ola cmo stan toodo s aios

Asigan -

Inka, no sé si eres española. Si ese es el caso, puede comprar el detector de Radón en empresas de seguridad. Por ejemplo en esta de madrid:http://www.seguridadplus.com/quien.jsp#domicilio

Aunque el texto que acompaña la muestra es de EE.UU puedes consultar características y precio aqui:

http://www.seguridadplus.com/detector_de_gas_radon_172_1.htm

De todas formas yo consultaría con alguna empresa dedicada a la seguridad, tipo extintores, alarmas contra incendio etc.

inka -

mi vivienda esta construida en su mayoria de granito, donde y quien puede medir la cantidad de radon ?

Asigan -

Pues no dejas de tener razón.

Aunque esos otros detalles los suele aportar el señor Burns de turno, con tal de que se acepte la central. Sin embargo mi idea no era, ni mucho menos, defender o atacar la energía atómica o nuclear.Pretendía solo conseguir, por contraste con una zona considerada en general(con razón) poco segura es ese aspecto, poner de relieve que hay zonas de mucho riesgo, que constan como tal en instituciones oficiales, y que no parece haber conciencia de ello.No voy a corregirlo, tu comentario deja claro el fallo de la frase y el mio explica su causa, aunque no lo disculpe.Gracias, dob.

dob -

>Es posible que sea más segura una zona próxima a una central nuclear que otra con mucha radioactividad natural.

Hombre, me parece mucho decir. Para el cáncer y eso a lo mejor, pero la calidad de vida incluye otros detallitos aparte de la concentración de Radon.

La frase te ha quedado un poco "Señor Burns", con esa lógica las centrales podrían poner el cartel "Producto Ecológico, totalmente natural". Y como que no.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres